Seleccionar página
Mi familia, autoestima y afectividad son la base para que nos desarrollemos de una forma integral y plena.

Mi familia, autoestima y afectividad

Como sabemos, la familia es una comunidad de personas, es una comunidad de amor.

El componente básico y primario de toda sociedad, donde cada individuo, unido por lazos de sangre o afinidades, logra proyectarse y desarrollarse. En este contexto familiar, es donde hombres y mujeres podemos adquirir y desarrollar habilidades y valores que nos ayudan a superarnos y así replicar estos principios al momento de conformar la propia familia.

Es muy importante señalar que los conocimientos aprendidos de sus padres y madres, y demás personas de su núcleo familiar, serán los modelos que necesitará la persona para fortalecer su identidad y las habilidades básicas de comunicación y relación con la sociedad. Los lazos creados serán también importantes en el desarrollo de su personalidad.

5 Principales funciones de la familia.

  1. Equidad generacional: enseña la corresponsabilidad intergeneracional, enseña la equidad de género y respeto.
  2. Transmisión cultural: Educa en todos los ámbitos.
  3. Socialización: provee conocimientos, habilidades y virtudes para socializar.
  4. Control social: enseña el compromiso con las normas, el cumplimiento de responsabilidades y obligaciones.
  5. Afirmación de la persona por sí misma: provee experiencia de afirmación de la persona sin importar sus características particulares.

Educar en la afectividad a todos los integrantes de la familia

Cada ser humano significa un nuevo enriquecimiento y una irrepetible aportación al patrimonio de la humanidad.

Para que desarrollemos una sana personalidad con emociones asertivas, lo más recomendable es:

  • Enseñarlos a reconocer sus emociones desde pequeños.
  • Aprender a nombrar las cosas y emociones.
  • Es importante que los menores vean que los padres también regulan sus emociones.
  • Aprender a decir sí y no.
  • Determinar quien tiene la autoridad.
  • Si hay ambos padres en casa siempre ponerse de acuerdo.

Ser Autodependiente en la familia (todos los integrantes) significa establecer que no soy omnipotente, que me sé vulnerable me apoyo de los demás, pero que estoy a cargo de mí.